martes, 22 de diciembre de 2009

Descubren ruinas del tiempo de Jesús


La vivienda y los descubrimientos anteriores de tumbas en cavernas cercanas insinúan que Nazaret era una población pequeña de aproximadamente 50 casas.

Estaba claramente poblada por judíos con pocos ingresos que tenían grutas para ocultarse de los invasores romanos, dijo la arqueóloga Yardena Alexandre, directora de excavaciones en la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Según restos de barro y fragmentos de tiza en el lugar, la vivienda parecía ser la de una "simple familia judía", agregó Alexandre, al tiempo que los arqueólogos en el lugar picaban el lodo con pequeñas herramientas para revelar paredes de piedra.

Nazaret es uno de los lugares más queridos del mundo cristiano. Según la tradición, fue la población donde creció Jesús. Allí el ángel Gabriel le dijo a María que tendría un hijo de Dios.

"Este bien podría haber sido un lugar con el que Jesús y sus contemporáneos estuvieran bien familiarizados", dijo. El pequeño Jesús pudo haber jugado alrededor de la casa con sus primos y amigos, dijo la arqueóloga. "Es una idea lógica", expuso.

El descubrimiento tan cercano a la Navidad complació a los cristianos locales.

"Dicen que si la gente no habla, las piedras hablarán", relató entre sonrisas el padre Jack Karam de la cercana basílica de la Anunciación, ubicada en el lugar donde según la tradición cristiana María recibió el aviso del ángel Gabriel.

El equipo de Alexandre encontró los restos de una pared, un escondite contra romanos, un patio y un sistema hidráulico que al parecer recolectaba el agua del techo de la casa. El hallazgo llegó cuando un grupo de constructores excavó en el patio de un ex convento para construir un nuevo centro cristiano, a pocos metros de la basílica.

No está claro cuán grande era la vivienda. El equipo de Alexandre ha descubierto 85 metros cuadrados de la casa, pero podría tratarse de la propiedad de una gran familia que se podría extender muchos más metros, agregó.

Alexandre dijo que los arqueólogos encartaron vasijas de barro y tiza que posiblemente eran usadas por judíos de Galilea en ese entonces. Los investigadores concluyeron que ahí vivía una familia judía porque la tiza era usada por los judíos en ese tiempo para asegurar la pureza de la comida y se guardaba dentro de las vasijas.