martes, 24 de noviembre de 2009

Luchando con las leyes de tránsito....

En estos días he recibido cuatro multas, por exceso de velocidad. Y no es que no quiera respetar las velocidades, al contrario, las quiero respetar, pero si no las respetamos todos, es imposible respetarlas.
Imagínense en una ruta, con un cartel de máxima de 60, en el cuál yo salgo todos los días por esta ruta, y los que vienen por esta ruta vienen a 110 o más. Si voy a 60, me pasan como parada, y casi me llevan por delante una vez. Este día me prendieron las luces altas para que aumente la velocidad, y yo segui con la misma velocidad, a 60, para evitarme otra multa, rogando por mi vida. El que me prendía las luces, como vio que no excedia mi velocidad, me pasó por el carril izquierdo,y el que iba por el carril izquierdo, se tuvo que ir a la banquina izquierda... Asi que imaginense... Un peligro...
Para evitar eso tengo que ir por el costado, o sea por la banquina. Pero ésta no es la solución.
En la salida de mi barrio tengo el cinemómetro, y antes del cinemómetro, está el cartel que dice "Fiscalización de velocidades". Pero no crean que está en una distancia considerable, esta muy cerca del medidor del velocidades.
El fin del cinemómetro no es para que todos respetemos las leyes de tránsito, sino de recaudar, lamentablemente, y lo que nos falta acá es educación vial.
Yo admiro en España, que se respeta todo, se cede el paso, se respetan las velocidades.... Y se puede manejar mucho más tranquilo.
Bueno, veremos como me defiendo con mis multas, voy a pagar la primera, y voy a ir a la justicia. Veremos que decide el juez, no tengo nada que perder.