jueves, 25 de marzo de 2010

Como comunicarse con personas usuarias de audífonos.

El hecho de usar audífono no significa que la persona con deficiencia auditiva oiga perfectamente, pues se trata de un aparato electrónico que amplifica los sonidos pero no restituye la audición normal. Lo que escucha no es una reproducción fiel de los sonidos circundantes.

Los familiares, amigos y todos los que rodean al usuario de audífono pueden brindar su apoyo, comprensión y colaboración a fin de lograr una comunicación más eficaz. Por eso, sugerimos tener en cuenta las siguientes indicaciones al hablar con una persona hipoacúsica:

* Mirarla de frente y dirigir la voz hacia su lado.
* No comer, masticar, ni fumar al hablar.
* No ponerse las manos en la cara. Cualquier cosa que oculte los labios, como los dedos o los bigotes, pueden crear mayores dificultades.
* Evitar que alguna fuente de luz intensa enceguezca al hipoacúsico ya que las expresiones corporales, faciales y la lectura de los labios son de suma importancia para complementar los sonidos del habla cuando la audición falla.
* Reducir en lo posible el ruido ambiente desconectando la radio, el televisor, etc.
* Orientar la cara hacia la luz. No darse vuelta durante la conversación.
* Hablar en forma clara y natural, pronunciando bien.
* Emplear intensidad normal de voz, pues al elevarla se distorsiona y resulta confusa.
* Emitir todas las frases con el mismo volumen, sin hacer caer la entonación al final.
* Pronunciar todos los nombres nuevos con especial atención.
* Presentar las ideas en forma completa antes de pasar a otro tema.
* No pasar demasiado rápido de un tema a otro.
* Rehacer una frase si no fue comprendida. No repetir las mismas palabras una y otra vez.
* Ser pacientes con los errores de comprensión.
* Evitar las conversaciones en grupos numerosos en los cuales la comunicación resulta más dificultosa.
* Concurrir a confiterías o restaurantes tranquilos donde el nivel de ruido no sea muy intenso y permita la comprensión del mensaje hablado.

Puede suceder que determinadas personas con pérdida auditiva leve o reciente, se sientan incómodas si se les presta una atención diferenciada. Pero otras personas, con déficit más severo, quizás le estén sumamente agradecidas. Es conveniente hacer uso del sentido común para cada caso.

Bueno, personalmente, trato con gente que habla con más claridad, si veo que la persona con la que estoy tratando no pone empeño para hablarme claro, trato de no relacionarme más para evitarme este tipo de situaciones difíciles.
Muchas veces en las reuniones donde hay mucha gente se me complica relacionarme con todos, pero bueno, ya estoy acostumbrada, y paso de las conversaciones.
No es que sea cortante, o antisociable, al contrario, yo tengo mucha lectura labial, pero llega un momento del día, que ya no dan muchas ganas de leer los labios, ni de forzar la vista cuando una persona está lejos.
Bueno, espero que les haya servido para saber como tratar con una persona con baja audición.