sábado, 23 de mayo de 2009

El marido perfecto

Un grupo de hombres está en el gimnasio del club y suena un celular.

Uno de ellos contesta:

- ¿Si?

- ¿Querido, eres tú? ¡Se oye horrible! ¿Estás en el gimnasio?

- Sí.

- Querido, estoy frente a la vidriera de una peletería viendo un abrigo de visón precioso. ¿Puedo comprármelo?

- ¿Y cuánto cuesta?

- Como 3,000 dólares.

- Bueno, querida. Y cómprate también un bolso que haga juego, amor mío.

- Gracias, querido. Bueno... esteee... resulta que también pasé por un concesionario de automóviles y pensaba que ya era hora de cambiar el auto, así que entré y pregunté. ¿A que no sabes qué?, resulta que tienen un BMW en oferta y es el último que les queda.

- ¿Y de cuánto es esa oferta?

- Solo US $55,000... ¡Y es divino!

- Buuueno, princesa. Cómpralo, pero que te lo den con todos los extras y si sale un poco más, no importa, mi amor.

- Gracias querido, te adoro y te lo voy a demostrar esta noche.

- Yo también te adoro, gatita. Nos vemos en la noche. Espérame con un negligé audaz y mañosón.

Colgando el teléfono, el hombre pregunta a los demás amigos que están en el gimnasio:

- ¿Alguien sabe de quién diablos es este celular?....