domingo, 28 de junio de 2009

El médico de Michael Jackson, cuestionado.

Conrad Murray, médico personal y testigo de la muerte de Michael Jackson, tendrá que aclarar la relación del artista con los calmantes, a la espera de las conclusiones de la autopsia, si bien hoy se supo que la familia podría pedir una segunda opinión forense.

La imagen de Murray, cardiólogo que atendía al "Rey del Pop" desde hacía tres años, ha quedado cuestionada a raíz de la inexplicable muerte del cantante y ante las sospechas de que alguien habría estado suministrando a Jackson un cóctel de fuertes medicamentos contra el dolor.

Murray, que ya fue interrogado el jueves por la policía, tendrá que prestar nuevamente declaración para explicar cómo sucedieron los hechos, aunque no se le imputa ningún delito.

Los abogados del doctor indicaron que su cliente no tuvo nada que ver con la muerte de Jackson.

Las pruebas médicas realizadas el viernes al cuerpo del artista resultaron poco esclarecedoras, si bien se descartó el suicidio, y serán los análisis toxicológicos los que finalmente ayuden a concretar la causa del fallecimiento.

El silencio de Murray, quien al parecer fue el primero que intentó reanimar a Jackson cuando sufrió la parada cardíaca el pasado jueves, y el hecho de que la policía haya retenido su vehículo porque podría contener pruebas importantes para el caso, le han convertido en el centro de todas las miradas.

El limpio historial de práctica médica de Murray en el estado de Nevada, donde tiene oficialmente su residencia, avalaría su profesionalidad, si bien este doctor licenciado en 1989 en el Meharry Medical College de Nashville (Tennessee) habría estado sufriendo numerosos problemas financieros últimamente.

Varios medios de comunicación informaron que Michael Jackson consumía habitualmente Demerol, Dilaudid y Vicodin, tres fuertes calmantes, una combinación a la que, según TMZ, el propio cantante habría denominado "tónico de salud".

Además, el reverendo y activista político, Jesse Jackson, quien pasó el viernes tratando de consolar a la familia del "Rey del Pop", comentó que los parientes de Jackson pedirían una segunda autopsia del cadáver, que desde ayer se encuentra en poder de la familia.