sábado, 1 de agosto de 2009

Cómo hacer para que los "permitidos" del fin de semana no arruinen la dieta.

"Siempre que termino de comer me siento pesado, me cuesta moverme y tengo ganas de tirarme a dormir. Además, depende lo que haya, me agarra mucha acidez". Éstas son algunas de las frases que muchos y muchas suelen pronunciar luego de sentarse a la mesa.

Comer en familia, una opción para evitar el malestar
Sin embargo, una gran cantidad de gente desconoce que la respuesta y las claves para evitar el malestar posterior a las comidas no está en lo que "se ponga" en la mesa, sino en uno. Por eso, hay ciertas cosas a tener en cuenta para prevenir por ejemplo la acidez, una de las sensaciones que más frecuentemente se presenta luego de comer, y que se caracteriza por el desarrollo de un malestar generalizado y la presencia de una sensación de ardor o quemazón en el estómago.

En este sentido, los especialistas señalan que antes de almorzar o cenar (debido a que son consideradas las dos comidas "fuertes" del día) es importante, en primer lugar, hacerse tiempo.

Esto quiere decir que no es recomendable comer a las apuradas, en pocos minutos y mientras se hace otra actividad como por ejemplo hablar por teléfono, leer el diario o controlar mails. Asimismo, es importante preparar la mesa y tener todos los alimentos y platos lo más disponible posible, a fin de evitar el tener que estar levantándose a cada rato.

Ahora bien, suponiendo que esto pueda organizarse, aun en los días de semana cuando para muchos el tiempo entre un bloque de trabajo y otro es escaso, o sentarse a la mesa implica tener que cocinar luego de un arduo día de trabajo, todavía restan los fines de semana.

Esos dos días marcados como "clave" por nutricionistas y médicos ya que constituyen el gran desafío para las personas que están a dieta, las que quieren cuidarse e incluso para las que padecen trastornos de alimentación.

Pero, ¿por qué son tan complicados los fines de semana?, ¿Cuál es la diferencia entre estos días y los de la semana? Según los especialistas, lo primero que hay que tener en cuenta es que si bien durante los sábados y los domingos mucha gente descansa, hay otros que aprovechan para adelantar trabajo, situación que los restringe de actividades sociales o los obliga a "apurarse", evitando la distensión y el esparcimiento, ideales para poder relajarse y disfrutar de los alimentos.

Por otro lado, la noche del viernes así como también el sábado y el domingo son ideales para darse "permisos" y caer en excesos: ya sea comer demás o bien optar por fumar o beber de más. Estos hábitos son considerados "irritantes" y contribuyen no sólo a impedir el desarrollo de una buena digestión, sino también a empeorar la situación de malestar.

"El descontrol de la dieta así como también el consumo excesivo de alcohol y tabaco contribuyen a empeorar una situación de malestar. Pero más allá de eso, lo más importante en cualquier caso es distenderse no sólo en el momento de sentarse a la mesa sino también antes, porque la secreción de ácidos del estómago empieza previamente al momento de la cena o el almuerzo en sí. Por otro lado y si bien cada organismo funciona de manera diferente, siempre hay que tener en mente que lo fundamental no es cuánto o qué se coma, sino cómo se coma. Es decir que si una persona llega a su casa estresada, es muy probable que coma preocupada, pensando en mil cosas. En cambio, si el momento de la ingesta de alimentos es relajado y sirve como espacio para distenderse, despejar la cabeza, no pensar en nada y charlar con familiares y amigos, es posible que a una persona que no presenta problemas gástricos la comida nunca le caiga mal", remarcó en diálogo con Pro-Salud News el doctor Eduardo Segal, médico gastroenterólogo, jefe del Servicio de Gastroenterología del Hospital Durand.

"La acidez -una patología que puede volverse crónica y que como fue dicho no está relacionada con lo que se come sino con la cocción de los alimentos, con cómo cada uno se alimenta y los hábitos nocivos que tenga o no-, no se puede prevenir, pero sí aliviar. Por esa razón debe comenzar a tratarse cuanto antes para evitar que el cuadro evolucione y provoque una úlcera u otras enfermedades, entre las que se encuentra el cáncer", añadió Segal.

Tips para prevenir el malestar y tener una mejor digestión
- Procurar ingerir porciones más pequeñas
- Evitar alimentos picantes
- No acostarse inmediatamente después de comer
- Dejar de fumar y realizar ejercicio
- Elevar la cabeza durante las horas de sueño (recomiendan utilizar dos almohadas)
- Recostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo