miércoles, 5 de mayo de 2010

El problema de España se llama Zapatero .



Distintos medios españoles publican hoy en sus editoriales el rechazo hacia las políticas implementadas por el Presidente y lo tildan de "inoperante" a la hora de afrontar los problemas

La difícil situación económica que atraviesa España por estos momentos genera desconcierto y mucho temor en los distintos sectores.

Hoy, varias editoriales de distintos medios de comunicación publicaron notas de repudio hacia el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, a quien tildan de "inoperante" y critican su "empecinamiento" por negar lo evidente.

Según publica hoy el portal español Intereconomia.com, "la irresponsabilidad del presidente del Gobierno, su inoperancia a la hora de afrontar los problemas, su empecinamiento en negar la evidencia, su recurso al engaño y a la mentira han arrastrado a la economía nacional a una crisis de confianza que va a sumir a España en la pobreza".

"Esa es la triste realidad, pero él, Zapatero, sigue en sus trece. Ayer en Bruselas, sin ir más lejos, calificaba de "absoluta locura" y "despropósito descomunal" el rumor que apunta a que España necesitará una ayuda de 280.000 millones de euros de la Unión Europea, similar a la que ha solicitado Grecia", señala hoy la editorial.

En este sentido, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, afirmó hoy que "el problema de España se llama Zapatero" y que se deben que convocar elecciones para que se pueda recuperar la confianza con el nuevo presidente del Gobierno que resultara elegido.

Además, sostvo que España "está en una situación en crisis, en la economía, en las instituciones, en la sociedad, en las relaciones de unos con otros". "Es tremendo", juzgó Barberá. En esta línea, lamentó: "no se hablan unos con otros, no saben de qué hablan y esto es muy preocupante".

Por su parte, hoy, Zapatero y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, se reunieron en el Palacio de la Moncloa donde alcanzaron dos acuerdos en materia del sector financiero por los que agilizarán la reestructuración del sector e impulsarán la reforma de la ley de cajas de ahorros en un plazo de tres meses.