lunes, 13 de julio de 2009

La "academia del sexo" de Berlín anima a sus visitantes.

En la academia de sexo "Amora", que se ha inaugurado el pasado jueves en la capital alemana, se recibe a los visitantes con el irónico lema "Finalmente, una exhibición para aquellos que siempre tienen que tocar todo".

Más de 50 muestras interactivas guían a los visitantes por medio de las zonas íntimas de los cuerpos masculinos y femeninos, ofreciendo datos útiles de todo, desde el striptease al sexo oral pasando por cómo conseguir un orgasmo perfecto.

"Muchas parejas vienen juntas aquí para aprender algo", ha indicado Uta Barkow, la directora de la cadena de sexo Beate Uhse que patrocina la academia. "Ha sido bien recibida hasta el momento. Muchas de las exhibiciones tienen un efecto positivo en mucha gente", agregó.

El show incluye varios modelos de plástico a tamaño real, desnudos y en diversas posturas. Un maniquí femenino se enciende cuando se le toca en el sitio correcto. Una voz grita "¡Eso es!" cuando el visitante consigue colocar su dedo en el escurridizo punto G.

Cerca de estos se ha colocado una máquina que mide el nivel de placer que recibe un maniquí cuando se le azota con un látigo de cuero.

"Hasta el momento hemos tenido casi tantas mujeres como hombres",ha comentadoBarkow. "Las mujeres que vienen tienden a tener menos inhibiciones mientras que los hombres suelen quedar un poco más avergonzados", ha sostenido.

El museo también muestra trozos de películas con numerosas poses sexuales, incluido el "candelabro italiano", con el que el espectador aprende que puede quemar hasta 920 calorías por hora.

Fundado por el francés Johan Rizki, la "academia del sexo" abrió a principios de año en Londres y pronto estará en Barcelona.