miércoles, 22 de julio de 2009

No a la droga, Si a la Vida.

Consumir drogas de cualquier tipo, aparte de causar adicción, causan efectos físicos a nivel hormonal, motriz, de razonamiento, psicólogos, en las capacidades de comprensión, conducta, memoria y aprendizaje, disfunciones sexuales tanto a nivel del sistema reproductor como en los patrones de conducta, orientación sexual, y preferencias severas y graves. La mayoría de las veces, se presentan en corto tiempo y mientras se esta estimulado, sin embargo, estas problemáticas se acentúan con el tiempo y en muchos casos, son irreversibles o muy difíciles de tratar o curar.

Entre las problemáticas a nivel físico están: Deficiencias de concentración y retención, impotencia sexual, frigidez, esterilidad, cambios de los niveles hormonales, desnutrición, daños a los órganos internos (hígado, estomago, pulmones, riñón, corazón, sistema vascular, sistema nervioso central y periférico), lesiones en la piel, alto riesgo de cáncer, daños a las mucosas nasales, e hipertensión

En lo que respecta al aspecto psicológico del individuo, la adicción genera y descontroles cambios conductuales severos como: Cambios de personalidad, cambios de conducta, humor errático, depresión, baja autoestima, inseguridad, melancolía, introversión, agresividad acentuada, impulsividad descontrolada, esquizofrenia, paranoia, entre otras.

En el aspecto sexual, las conductas sexuales y la apetencia sufren un severo desbalance, ya que bajo los efectos de la droga, el individuo asume conductas distintas a las que se consideran normales, además que es un factor que se suma a los anteriores para terminar de destruir al individuo en un todo. Disfunciones como el vouyerismo, pedofilia, masturbación compulsiva, promiscuidad, sadomasoquismo, exhibicionismo, zoofilia, y conductas sexuales agresivas se acentúan en el adicto. Además de lo antes mencionado acerca de los problemas de disfunción eréctil en el hombre y frigidez en la mujer, se agrega el factor que el adicto hace lo que sea para conseguir la droga cuando se encuentra en etapas o fases compulsivas, creándose un problema de salud publica, pues se genera la tendencia a vender su cuerpo (hombres y mujeres), prostitucion, conductas homosexuales, siendo para el o su pareja un factor de riesgo altísimo de contraer enfermedades de transmisión sexual (VPH, SIDA, Sífilis, etc.) y problemas de violencia domestica o sexual. Así mismo, los adolescentes o niños atraídos a las drogas por adultos, pueden terminar siendo abusados por ellos.