martes, 15 de septiembre de 2009

"Canasta light": cuánto cuesta ponerse a punto para el verano.

La llegada de la primavera viene de la mano del ascenso de la temperatura, y es cuando vuelven a ocupar un lugar central en el guardarropa las prendas más livianas. Pero mostrar "más piel" suele convertirse en un problema, sobre todo si durante los meses de invierno se dio rienda suelta al consumo de comidas altas en calorías.

Infobae.com recorrió comercios y consultó a empresarios sobre los valores que se manejan en la temporada primavera-verano 2009 para ponerse en forma. A continuación, un detalle de todo los artículos y servicios que hay que tener en cuenta.

Ejercicio físico
Como cada año, los gimnasios ven aumentada la concurrencia a principios de septiembre. Si bien aseguran que no venden "fórmulas rápidas y mágicas" para bajar los kilos de más y ponerse en forma, ofrecen una serie muy variada de actividades para llegar al verano en la mejor forma posible.

Los valores varían de acuerdo al barrio. En general, oscilan entre los $80 y los $100 mensuales los servicios más baratos, que sólo implican sesiones de musculación o clases especiales de fitness. En zonas como Las Cañitas, estos precios se ven incrementados en hasta $330 por mes, aunque las actividades que pueden realizarse en estos centros incluyen natación, pilates, spinning, musculación, clases de fitness, y sesiones de masajes y sauna.

La opción más económica siempre es salir a correr, a andar en bicicleta o en rollers por el barrio, aunque implica mucha más constancia.

Tratamientos de belleza
Así como la matrícula de los gimnasios crece en septiembre, también lo hacen las consultas en los centros de belleza, sobre todo en los que ofrecen servicios de lifting sin cirugía. Los valores son elevados: pueden alcanzar los u$s1.200, con tratamientos que incluyen microdermoabración con puntas de diamantes; láser frío de última generación que devuelve a la piel la tonicidad y la luz; y planes de rejuvenecimiento orthomolecular. También ofrecen planes de alimentación desintoxicante, de actividad física revitalizante y antiestrés.

Pero el tratamiento por sí mismo no hace milagros. Adrián Jaime, de Adrián Jaime Medical Center, dio algunos consejos clave para estar siempre espléndido: comer balanceado, hacer caminatas de 50 minutos cuatro veces por semana, realizarse chequeos médicos periódicos, meditar, tener una actitud positiva y "reír, cantar y bailar".

Por otra parte, crece la oferta de los spa urbanos, reductos en medio de la ciudad que permiten un día de relax que rompe la rutina, combinado con tratamientos de belleza. En general, y debido a la época del año, la mayoría de ellos lanzaron promociones 2x1 en sus servicios de day-spa. Las propuestas hacen "foco en servicios faciales y corporales, donde el tratamiento de la celulitis ocupa un lugar central", explicaron a Infobae.com desde Ser Spa.

Con valores que alcanzan los $1.500 para aquellos centros con programas completos (con masajes corporales y faciales, tratamientos de belleza, utilización de piscina de hidromasaje, centros de fitness, baño finlandés aromático, entre otros servicios), se pueden encontrar también opciones de $180 y $280 diarios, y tratamientos de alrededor de $170.

Cuidado personal
Las cremas y lociones vuelven a llenar las góndolas de los comercios. Se pueden conseguir productos anticelulitis de entre $30 y $200; los que combaten estrías, por $40 a $220; las modeladoras, reductoras y reafirmantes, de $18 a $80.

También en esta época comienza a hacerse uso de las cremas que suben el tono de la piel y los autobronceantes (cuestan entre $20 y $150). En estos casos, debe tenerse en cuenta que las diferencias entre marcas y lugares de procedencia (nacionales o extranjeros) de lo productos tienen un especial incidencia en los costes.

Además, la actividad física en los gimnasios y el incremento de actividades al aire libre, la llegada del calor y la prevención ante el dengue y la influenza A hacen necesaria la compra de protectores solares (entre $15 y $130, según marcas y niveles de protección), repelente de insectos (alrededor de los $12 los 200 ml) y alcohol en gel (que ronda los $6 los 250 ml).

La "canasta light"
El gimnasio, los tratamientos y la compra de productos de cuidado estético son comportamientos que suelen reforzarse con un cambio en la alimentación: las dietas parecen ser las aliadas para llegar en forma al verano. En ellas, al consumo de frutas, verduras y carnes magras se suma la adquisición de alimentos bajos en calorías.

Es época de un aumento en la compra de los llamados productos light o diet, que en su mayoría son un 70% más caros que los tradicionales, hecho que tiene que ver no sólo con la producción diferenciada sino también porque están dirigidos a clientes con un mayor poder adquisitivo.

Nada escapa de la tendencia bajas calorías y bebidas, lácteos, panificados, endulzantes y hasta infusiones con sus característicos envases verdes comienzan a hacerse presentes en heladeras y alacenas.

Infobae.com elaboró un promedio de valores luego de relevar precios en diferentes cadenas de supermercados y comercios minoristas. Entre los lácteos, el kilo de queso portsalut light ronda los $28, el litro de leche descremada cuesta $2,45 y llega a casi $3 si está fortificada con hierro, calcio o vitaminas, y por un pote de yogurt con cereales se paga entre $2,20 y 2,70 pesos. Hay que tener en cuenta que en el caso de los lácteos su elaboración requiere un proceso extra, una de las causas de su elevado valor.

Si bien las harinas integrales encarecen los productos de las panaderías especializadas, actualmente existe una gran cantidad de panificados bajas calorías con precios estandarizados: panes (entre $6,90 y $12), galletitas saladas y dulces (entre $2,30 y $3 el paquete), grisines ($5,90), tostadas (arriba de los $4) y hasta bizcochitos para acompañar el mate ($2,50).

En el rubro bebidas, las gaseosa bajas calorías cuestan apenas algunos centavos más que las comunes, al igual que los jugos en polvo. Pero las vedettes de las góndolas son las aguas saborizadas que, dependiendo de la marca, cuestan alrededor de $4,70 los dos litros.

Otros productos que incluye la "canasta bajas calorías" son el aceite de oliva (entre $18 y $27 los 500ml), el edulcorante ($7 el medio litro), los cereales con fibras (entre $12 y $15) y las barras de cereal ($1,70).

Una clave a tener en cuenta para ahorrar a la hora de adquirir este tipo de alimentos es que en almacenes y comercios minoristas pueden llegar a ser hasta un 15% más caros.

Delivery light, una opción diferente
Para mantener una alimentación saludable se necesita, además de imaginación, tiempo. Y, muchas veces, la rutina ajustada de trabajo, estudio, ejercicio e hijos obstaculiza la dedicación que habría que darle a las comidas diarias para llevar adelante una dieta baja en calorías.

Consultada por Infobae.com, la especialista en comida gourmet saludable y directora de una empresa de delivery light Mavi Díaz confirmó el aumento de los pedidos en los últimos días. "Ahora que comienza el período del año más cálido, tenemos más demanda de planes y platos hipocalóricos. Lo mismo ocurre con las demás actividades relacionadas con el cuidado del cuerpo", aseguró.

El precio de este tipo de servicios varía de $150 semanales (almuerzo y cena, de lunes a viernes) a $265 (seis comidas diarias de lunes a domingo). El pack de almuerzo o cena tiene un costo individual de $17, mientras que los platos de mantenimiento (incluyen un postre) salen $23. El delivery en la ciudad de Buenos Aires es gratis y tiene un costo adicional si deben trasladarse al Conurbano.

"Si las personas incorporaran a su vida cotidiana la alimentación saludable y la actividad física regular, llegarían a las estaciones calurosas con tiempo. Conseguirían sus objetivos paulatinamente sin vivirlos con estrés por ir contra el reloj. Dejaría de ser una obligación externa para convertirse en algo que acontece con fluidez"