sábado, 12 de septiembre de 2009

Mi barrio "Las Margaritas"

En Mar del Plata, los paisajes naturales y construidos son muy diversos. Muchos de ellos atraen a gran cantidad de turistas; muchos otros son desconocidos por la mayoría de los visitantes.



Este barrio está ubicado sobre la ruta nacional 2, en el kilómetro 395,5, a 15 km de la ciudad de Mar del Plata y relativamente cerca (alrededor de treinta cuadras) del aeropuerto de Mar del Plata "Comandante Brigadier de Colina".

Este asentamiento se fue conformando a partir de 1950, cuando la ruta nacional (entonces de tierra) estaba en construcción y había un intenso movimiento de pasajeros en la estación de trenes ubicada en el barrio vecino, llamado Estación Camet (que hoy no existe).

Desde entonces hasta la actualidad, en el paisaje de la zona donde está emplazado el barrio se han producido diversas modificaciones como resultado de las acciones de los integrantes de la sociedad.
En los primeros tiempos, no había árboles y en los campos se desarrollaban diversas actividades agrícolas y ganaderas.
Con el paso del tiempo, el lugar se forestó, se loteó y se marcaron las calles.

Durante los años de los primeros gobiernos peronistas (1946-1955), estos lotes fueron entregados a familias de trabajadores. En los primeros tiempos, no había agua ni electricidad.
Las calles son de granza, excepto la principal que está asfaltada, y una vía férrea atraviesa el barrio. Hay una plaza y una sociedad de fomento, pero no hay fábricas, ni comercios ni servicios de salud o de educación.
Sí se han instalado las redes de agua corriente y de electricidad y está en marcha la instalación de gas natural.

En el barrio se hallan diversos animales, como ratas, murciélagos, comadrejas, gatos montes, mosquitos, alacranes, arañas, búhos, lechuzas, caranchos, chimangos, perros, gatos y canarios, entre otros. Algunos de estos son característicos del lugar y otros fueron introducidos por los vecinos del barrio.
Entre los árboles, todos ellos implantados, se destacan eucaliptos, robles, lambersianas, pinos, cipreses, araucarias, sauces, castaños y zarzamoras, entre otros.

En los campos que rodean al barrio, se desarrollan cultivos de papa, trigo, maíz, girasol, sorgo, zanahoria y cebolla. Para garantizar el crecimiento de estas producciones, se aplican distintos herbicidas, insecticidas y funguicidas.
Se trata de suelos fértiles, que resultan favorecidos por la rotación de diferentes cultivos y actividades ganaderas, aunque en algunos sectores se advierte el desgaste provocado por el continuo disqueo (disco de arado).

El nivel de contaminación es bajo. No hay basurales; pero los vecinos sufren los efectos contaminantes generados por la quema de los combustibles usados por los trenes de la línea Roca y por los aviones. También son molestos los ruidos que emiten esos medios de transporte.