viernes, 18 de septiembre de 2009

Más fuerte que nunca.

Cuando el dibujante y pintor Forain se encontraba en su lecho de muerte, el médico pretendía animarle:
- El pulso es bueno, el corazón está magnífico, los pulmones trabajan muy bien, la fiebre ha bajado...
- En una palabra, (le interrumpió Forain), que me voy a morir con una salud estupenda.