viernes, 2 de octubre de 2009

¿Te acordás?

Aquel tiempo, cuando las decisiones importantes se tomaban con un práctico

ta, te, ti, suerte para ti...

Cuando se podían detener las cosas que se complicaban con un simple... "gancho!... gancho!..."


Los errores se arreglaban diciendo simplemente...

'No vale, de nuevo... de nuevo...'

Tener dinero, sólo significaba poder comprarte caramelos a la salida de la escuela...

Hacer un castillo de barro,
podía mantenernos felizmente ocupados durante toda una tarde...

Siempre descubrías tus más ocultas habilidades, a causa de un ¿A que no te animas?'

El último que se queda es tonto!...
Era lo único que nos hacía correr como locos hasta que el corazón se nos salía del pecho.

Las bombitas de agua eran la más moderna, poderosa y eficiente arma que jamás se había inventado...


La palabra 'GUERRA' sólo significaba arrojarse papelitos durante las horas libres en clase...



La mayor desilusión era haber sido elegidos los últimos en los equipos del recreo en la escuela...

Cuando ganarse un helado era la mejor recompensa de los padres...



Y quitarle las ruedas pequeñas a la bici significaba un gran paso en tu vida.

Cuando el negocio del siglo era conseguir cambiar las figuritas repetidas por la que hacía tanto tiempo que buscabas...


Cuando ponerte una CAMISETA a modo de capa te hacía soñar y subido en cualquier escalón deseabas con todas tus fuerzas poder volar como Superman...

Todas estas simples cosas nos hacían felices, no necesitábamos nada más que una pelota, una muñeca y un par de amigos (as) con los que jugábamos durante todo el día...